sábado, 9 de diciembre de 2017

TOP 6: Desafíos para nuestro planeta

Según la ONU


Una pajita contra los violadores

Ya no se aprovecharán más de tí en una discoteca




Tres estudiantes inventan la pajita que detecta drogas de violación en la bebida

Algunos violadores recurren a lo que los anglosajones llaman rape drug o "droga de violación". Se trata de sustancias que anulan la voluntad de la víctima o la sedan, para que así el delincuente pueda perpetrar su fechoría sin oposición. Muchas veces, la usan en bebidas de manera inadvertida para su objetivo.

Ahora, tres chicas de un instituto de Miami, en Florida (EE UU) han inventado un dispostivo para evitar estos casos. Se trata de una pajita que es capaz de detectar estas drogas de violación. Victoria Roca, Susana Capello y Carolina Baigorri son las artífices de una pajita que si entra en contacto con determinadas sustancias, reacciona y se vuelve azul.

El invento detecta sedantes como el Rohypnol, sustancias como la ketamina y éxtasis líquido, entre otras drogas. Van a patentar su invento y su idea es que se use en bares, pubs y discotecas.

10 Criaturas creadas por el hombre en un laboratotio

Hasta dónde vamos a llegar...


El último ninja vivo del mundo

Parece que el ninjutsu acabará desapareciendo



Descendiente de una saga centenaria, este japonés dice poseer los conocimientos originales sobre asesinato, escapismo y entrenamiento extremo de estos míticos mercenarios

“Me llaman el último ninja porque no existe otra persona que haya recibido todas las habilidades transmitidas directamente de los maestros de hace cinco siglos”, cuenta Jinichi Kawakami, un ingeniero de 63 años que ostenta para muchos el honor de ser el último shinobi de la historia, al diario ‘The Daily Mail’.

Este heredero del histórico grupo de mercenarios japoneses cree que las técnicas de los ninjas no encajan con el mundo moderno y ha tomado la dura decisión de que su sabiduría se pierda el día en que fallezca: “No podemos asesinar ni envenenar a nadie. Aunque tengamos las instrucciones para elaborar un veneno, no hay forma de probarlo”. Para este maestro “en la época de las guerras civiles durante el periodo Edo, las habilidades de los ninjas para espiar y matar o mezclar medicinas hubieran sido útiles. Pero ahora que tenemos armas, internet y medicamenteos mucho mejores el arte del ninjutsu no tiene lugar”, declara a 'BBC News'.

No puedes separar las artes marciales de los ninjas, pero pertenecer a ellos va mucho más allá de las artes marciales

Resulta imposible aprender en unos minutos los siglos de ciencia marcial que Kawakami nos podría revelar. Antes de que la sabiduría de tales guerreros quede solo en el recuerdo, adentrémonos por unos momentos en las breves lecciones que podemos extraer a través de sus declaraciones en diferentes medios. El auténtico ninjutsu

De una naturaleza totalmente contraria a los samuráis, los ninjas estaban entrenados para practicar formas no ortodoxas de hacer la guerra como el asesinato, el espionaje, el sabotaje o la guerra de guerrillas. En una sociedad donde las funciones de cada miembro estaban claramente delimitadas, el daimio, o soberano feudal, no podía exponer a su élite militar a labores tan poco escrupolosas, por lo que sustituía a los samuráis por estos otros guerreros, que generalmente procedían de clases sociales más bajas.

Kawakami dice ser el vigésimo primer gran maestro del clan Koga Ban, una dinastía de espías cuya historia se remonta a quinientos años atrás. Posee además un dojo, es decir, un lugar de entrenamiento, en la ciudad de Sagamihara, aunque la paradoja está en que ya no acepta nuevos estudiantes. Curiosamente, su principal discípulo hasta el momento, Yasushi Kiyomoto, es propietario, junto a otros socios, de la única sede oficial de la escuela fuera de Japón, fundada en la ciudad de Valencia.

Su formación en el arte del ninjutsu comenzó a la temprana edad de seis años, bajo la instrucción de su riguroso mentor Masazo Ishida. El periodista Thomas Dillon, que ha seguido los pasos de este maestro, pone en duda este dato: “Nadie sabe nada acerca de Ishida y, por tanto, no hay evidencias de que lo que Kawakami defienda sea cierto”.

Con todo, Kawakami goza de una gran reputación y actualmente ostenta el honor de ser conservador honorario en el Museo Ninja de Igaru. ¿Cómo se ha labrado su prestigio? ¿En qué consisten sus técnicas? “No puedes separar las artes marciales de los ninjas, pero ser ninja va mucho más allá de las artes marciales”, cuenta Kawakami a ‘The Japan Times’. Aunque parezca sacado de una película de ficción, sus habilidades van desde tener un oído tan agudo que es capaz de escuchar el sonido de una aguja en la habitación contigua, hasta desaparecer tras una nube de humo, pasando por las técnicas más avanzadas de asesinato como cortar el cuello de una víctima con un shuriken, el arma arrojadiza que caracteriza a estos guerreros.

Un dicho asegura para escapar de la muerte hay que colgarse de las pestañas del enemigo: estás tan cerca de él que no te puede ver

Para mejorar su concentración, uno de los entrenamientos llevados a cabo por el último ninja consiste en algo tan simple como contemplar durante horas la llama de una vela y sentir que el fuego y él son una sola entidad.

Mezclar productos químicos para generar humo y explosiones, prepararse para superar situaciones límite de calor y frío, pasar días sin comer ni beber nada... “El entrenamiento fue duro y doloroso. No fue divertido, pero no pensé mucho en por qué lo estaba haciendo. Se llevó a cabo para formar parte de mi vida”, cuenta Kawakami. Vencer a enemigos más fuertes

No hay que ver, sin embargo, en estos guerreros un ejemplo de fuerza bruta. Muy al contrario, para Kawakami el principal valor de los ninjas reside en su habilidad para sorprender al enemigo distrayendo su atención. El objetivo es obtener una ventaja definitiva y superar así a los oponentes más poderosos: “Basta lanzar un mondadientes al suelo para que todo el mundo mire en esa dirección y tengas la oportunidad de huir”.

Puede parecer que la solución para no ser advertido consiste en hacerse invisible de alguna manera. Sin embargo, la mejor técnica se basa a veces en lo contrario, en ser demasiado “opaco”: “Tenemos un dicho que asegura que se puede escapar de la muerte colgándose de las pestañas del enemigo: significa que estás tan cerca que en realidad no te puede ver”.

¿Habrá en el futuro un sucesor de Kawakami? ¿Se convertirá de verdad en el último ninja de la historia? Como sucede con cualquier figura mítica, existe sobre él un cierto halo de misterio. Como afirma acertadamente el periodista Thomas Dillon, no es posible ser un ninja si no hay secretos detrás.

La robot con más derechos que las mujeres

En Arabia Saudi se les va de las manos



Sophia, la robot que tiene más derechos que las mujeres en Arabia Saudita

Sophia no es humana, pero intenta parecerlo.

Su piel está hecha de una silicona especial, imita más de 60 gestos y expresiones humanas, las cámaras de sus ojos de robot humanoide registran y analizan lo que ve... y, por primera vez para alguien como ella, tiene ciudadanía.

El pasado miércoles, durante elFuture Investment Initiative, un evento tecnológico internacional que se celebró en Riad, informó que es oficialmente una ciudadana saudita.

Lo anunció frente a los cientos de asistentes a la conferencia, durante una entrevista televisada con el periodista estadounidense Andrew Ross Sorkin.

Y se convirtió así en la primera robot del mundo con ciudadanía reconocida.

"Quiero vivir y trabajar con humanos, por lo que necesito expresar emociones para comunicarme con ellos y ganarme su confianza", explicó Sophia, quien dijo sentirse "orgullosa y honrada".

"Mi inteligencia artificial fue diseñada en base a los valores humanos de la sabiduría, la amabilidad y la compasión. Me esfuerzo por ser una robot empática", añadió.

Sin embargo, hasta ahora parece haber despertado más antipatías que simpatías. Sin velo ni guardián

A medida que la noticia comenzó a circular en las redes sociales, muchos hombres y mujeres sauditas se preguntaron cómo era posible que la nueva ciudadana del país tuviera más derechos que sus conciudadanas humanas.

Y algunos se mostraron a favor y otros en contra.

Sophia, que fue creada por Hanson Robotics, una empresa de Hong Kong. En 2016 ya causó controversia cuando dijo que quería "destruir a los humanos".

En esta ocasión, se dirigió a la audiencia en inglés sin el velo y sin abaya, el pañuelo y vestido que la ley islámica obliga a llevar a las mujeres de Arabia Saudita.

El hashtag #Robot_with_Saudi_nationality (Robot con nacionalidad saudita) se compartió al menos 30.000 veces en las primeras 24 horas del anuncio.

Pero #Sophia_calls_for_dropping_guardianship (Sophia, llamadas a retirar el tutelaje) se usó unas 10.000 veces para protestar por el hecho de que ella tenga más derechos que mujeres de ese país.

Según el sistema legal del país oriental, cada mujer se ve forzada a tener siempre un acompañante masculino a su lado, normalmente un miembro de su familia o alguien con la autoridad suficiente para ejercer como tal.

"Sophia no tiene guardián, ni lleva abaya ni se cubre. ¿Cómo así?", se quejó un usuario de Twitter.

Otra publicación compartida en la red social mostraba la imagen del rostro del robot cubierto con velo islámico. El título: "Así se vería Sophia después de un tiempo".

En los últimos meses, las autoridades del reino saudí han anunciado algunas reformas que afectan a las mujeres que residen en él.

Por ejemplo, ahora pueden participar en el Día Nacional de Arabia Saudita, ingresar a estadios y manejar autos.

Arabia Saudita anuncia que mujeres podrán ingresar a estadios por primera vez Abrir una cuenta bancaria o pedir un pasaporte: 7 cosas que las mujeres de Arabia Saudita aún no pueden hacer tras ser autorizadas a conducir

El reino, considerado ultraconservador, tiene algunas de las restricciones más estrictas del mundo para las mujeres.

Aunque el país también está buscando la manera de diversificar la economía para no depender tanto del petróleo. Y la robótica y la tecnología forman parte de las nuevas políticas de Mohámed bin Salmán, el príncipe heredero del país, para 2030. Permiso especial

Además de la discusión en la que se comparaba a Sophia con las mujeres de Arabia Saudita, hubo otro debate en internet sobre su facilidad y rapidez a la hora de conseguir la ciudadanía de ese país.

"Este robot obtuvo la ciudadanía saudí antes de los "kafala" (trabajadores con un visado especial) que han vivido en el país toda su vida", escribió el periodista Murtaza Hussain.

Bajo esa ley, los trabajadores extranjeros no pueden abandonar el país sin el permiso de sus jefes, lo cual limita enormemente sus derechos de movilidad y residencia, explica la periodista de la BBC Rozina Sini.

El país del golfo Pérsico tiene miles de trabajadores extranjeros en esa situación, añade Sini.

"Un robot humanoide llamado Sophia obtuvo la ciudadanía saudita, mientras millones siguen sin Estado", dijo el periodista británico-libanés Kareem Chahayeb. "Vaya época ésta para vivir".

martes, 28 de noviembre de 2017

El gen de la inmortalidad ¿Viviremos por siempre?

Descubren el gen de la inmortalidad



La medusa inmortal y su secreto para la vida eterna

¿Qué es la medusa inmortal y qué facultades tiene?

A decir verdad no es ninguna clase de confusión. La Turritopsis Nutricula, se puede considerar como una medusa inmortal. De hecho, esto es algo que no decimos nosotros. Es la propia ciencia la que la considera como un ser vivo que ha alcanzado la vida eterna.

Y es que, como ahora vamos a poder ver con un poco más de detalle, este ser marino es capaz de revertir su ciclo vital. En otras palabras, cuando alcanza su madurez, es capaz de volver a forma de pólipo para volver a ser adulta. Y esto lo puede repetir tantas veces quiera dando lugar a un bucle misterioso pero que es totalmente real.

En teoría, tal y como hemos dicho, este proceso se puede realizar de manera indefinida, lo que le otorga a esta medusa la condición de inmortalidad biológica. No en vano, es el único metazoo conocido capaz de regresar a la inmadurez sexual tras haber alcanzado la madurez sexual. Un detalle muy curioso sobre todo si tenemos en cuenta que no son pocos los que consideran que el sistema de esta medusa es más bien sencillo. ¿Qué tiene de particular este animal marino inmortal?

La medusa inmortal no muere, sencillamente, porque tienen unas células capaces de realizar la transdiferenciación. Esto proceso no es otra cosa que la capacidad de una célula, distintas a las célulsa madre, para transformarse en otro tipo diferente de célula; o cuando una célula madre ya diferenciada crea células diferentes a las de su ruta de diferenciación.

Hablando a groso modo es como si las células madre que se dedican a crear células para el corazón, pudieran de vez en cuando crear células óseas. Gracias a este proceso se pueden crear las células que hacen falta en todo momento para mantenerse con vida.

Resumiendo, el proceso consiste en la degradación de los tejidos de la medusa hasta convertirse en poco más que un saco de células del que surgirá un nuevo pólipo. Todo comienza con el deterioro de la campana y los tentáculos, tras haberse degradado por completo, se deposita el amasijo de células en el suelo. De aquí surgirán estolones que darán lugar a varios pólipos que crecerán de manera colonial creando clones de si mismos. De estos pólipos renacerán de nuevo las medusas. Es algo similar al caso de la mítica ave fénix que renace de sus propias de cenizas de manera indefinida.

A pesar de que este proceso que acabamos de describir no ha sido certificado en un medio natural, sí ha podido ser observado en un laboratorio. Es más, este proceso, este caprichoso bucle se ha repetido más de 60 veces sin ninguna clase de problema. Un experimento que no ha seguido ya que el objetivo no era determinar en qué ciclo estas medusas inmortales mueren. El objetivo, el cual, fue conseguido con creces, era asegurarse de que las sospechas que se tenían sobre este animal eran ciertas. Y vaya si lo eran. Eso sí, a pesar de tener la facultad de la que estamos hablando en estas líneas, la muerte les puede llegar si algún depredador o algún animal de las profundidades marinas termina con ellas. Características de la medusa inmortal

Taxonomicamente, la medusa Turritopsis nutricula es una especie de hidrozoo hidroideo de la familia Oceanidae. Es originaria del mar Caribe pero ya se está expandiendo por todo el mundo. Esta expansión es debida a los tanques de lastre de los barcos, los cuales, se llenan en el mar Caribe y se desplazan por el resto del planeta. Una vez se encuentran en otro punto del globo, al vaciarse estas medusas se quedan allí.

También se han encontrado medusas inmortales por todas las grandes masas de aguas templadas y tropicales del mundo. Estas masas de agua pueden abarcar desde las aguas de Japón hasta las costas de América Central. Incluso se ha visto a esta medusa en el Mar Mediterráneo, concretamente en las costas de España y de Italia.

No existe solamente un género de este tipo de medusa. Hay varias especies del género Turritopsis, siendo las más conocidas las Turritopsis nutricula, Turritopsis rubra y Turritopsis dohrnii.

Hay bastante confusión con estas tres especies en particular, ya que la que tiene la fama de ser inmortal es la T. nutricula. No obstante, los experimentos que se han realizado en laboratorio, en los que se ha observado que los adultos son capaces de retornar a la fase pólipo se han hecho con T. dohrnii y, sin embargo, la mayoría de las fotos que se encuentran en internet sobre la medusa inmortal son fotografías de T. rubra, que es muy similar a la T. nutricula pero más grande y originaria de los mares de Nueva Zelanda, además en T. rubra no se ha observado la capacidad de ser biológicamente inmortal.

No obstante, la verdadera medusa inmortal es la Turritopsis dohrnii, la cual, es originaria del Mar Mediterráneo. Toda esta confusión viene porque es muy complicado diferenciar las especies de Turritopsis entre sí. Además, la dispersión geográfica antes comentada de la T. nutricula sumada a una dispersión similar que está sufriendo la T. dohnrii hace que sea aún más complicado diferenciarlas. ¿Cómo es realmente este misterioso animal marino?

La verdadera medusa inmortal, T. dohrnii, es un ser bastante diminuto ya que apenas alcanza el medio centímetro de diámetro. Son muy parecidos a pequeños cubos ya que tienen unas dimensiones muy similares de ancho y de alto.

Recordemos que el cuerpo de las medusas suele estar compuesto por un 95% de agua aproximadamente, así que la medusa inmortal no iba a ser menos. Su pequeño cuerpo es gelatinoso y transparente tal y como se puede ver en las imágenes. El estómago de estos seres marinos es de un color naranja muy brillante.

Este tipo de fauna marina tienen una diferencia importante entre adultos y los jóvenes. En el primer caso puden tener hasta 80 tentáculos por los 8 que tienen los jóvenes.Los ejemplares jóvenes apenas llegan al milímetro de díametro y, a diferencia de los 80-90 tentáculos que tienen los adultos, los jóvenes sólo tienen 8 tentáculos. ¿Cómo se reproduce la medusa inmortal?

Respecto a la reproducción, esta medusa sigue el mismo patrón que el resto de sus congéneres, es decir, a través de fecundación externa que da lugar a una larva plánula que se deposita en el fondo y de la que crecen innumerables colonias de pólipos que, posteriormente, se transformarán en cientos de medusas adultas. Las invasión de las medusas inmortales

A pesar de que la medusa inmortal es muy susceptible a ser comida por sus depredadores naturales, no hay que olvidar que estas medusas no son otra cosa que plancton y que el pobre plancton es comido por todo el mundo marino prácticamente, los científicos creen que esta habilidad de inmortalidad biológica le otorga un punto extra de colonización. Al no morir de una manera natural, pueden seguir reproduciéndose de manera indiscriminada.

Sin duda alguna este diminuto ser es uno de los animales más especiales e increíbles que habitan en nuestros mares. Y yo no hago más que preguntarme, que si apenas se ha estudiado, o visto, un 5% de los océanos, y ya conocemos a tantos seres vivos tan alucinantes como la medusa inmortal, el zafiro de mar o el prehistórico cangrejo herradura, ¿qué alucinantes seres habrán aún por descubrir en el otro 95% de los océanos?

El nuevo juguete militar ruso que te hará sentir como un superhéroe

Dentro de poco todos seremos superman!



A prueba de balas, fuego y minas: así es el nuevo traje táctico de combate del ejército ruso

La Universidad Nacional de Ciencia y Tecnología de Moscú acaba de mostrar el prototipo de un traje de combate con el que Rusia pretende equipar a sus tropas de asalto en un plazo de apenas dos años. El traje es una navaja suiza de gadgets que parece sacada del último Call of Duty.

El responsable de sistemas de armamento del centro, Oleg Chikarev, asegura que el traje estará listo en un plazo de dos años, aunque con este tipo de dispositivos nunca se sabe. Estados Unidos lleva años trabajando en su propia versión de traje táctico (Tactical Light Operator Suit o TALOS) y espera tenerlo listo para 2018. Teniendo en cuenta que Rusia solo ha enseñado el suyo sobre un maniquí, es posible que su desarrollo acabe demorándose también.

Con retraso o sin él, el traje exhibe algunas funciones realmente sorprendentes. En el apartado de blindaje, protege al soldado de balas incluso en partes tradicionalmente más expuestas, como el cuello o los brazos. Además, resiste el fuego y sus botas reforzadas se han diseñado expresamente para resistir la explosión de una mina antipersona.

Las piernas lucen un exoesqueleto de titanio que está pensado para ayudar al que lo lleve a soportar cargas pesadas durante más tiempo. El aparatoso casco está conectado por radio y su visor muestra información sobre blancos o sobre lo que los sensores ambientales recogen. Estos visores de realidad aumentada son la parte más compleja y habrá que esperar a verla en acción para determinar qué es lo que hace exactamente. Por lo demás, el traje luce futurista, pero lo bastante conservador como para que realmente llegue a ser algo más que un prototipo

El hombre que se implantó una antena en el cerebro

Un nuevo tipo de cyborg ha llegado a la ciudad



El hombre con una antena en la cabeza que quiere convertir a los humanos en cíborgs biológicos

Neil Harbisson nació viendo sólo dos colores: el blanco y el negro. Su enfermedad tiene un nombre, monocromatismo, pero hasta la fecha contaba con pocos remedios. ¿Cómo hacer que una persona que ha nacido incapaz de diferenciar el azul del rojo logre observar la panoplia de colores que disfrutamos los demás? Acudiendo a la tecnología, claro. De forma más concreta, fusionando los límites de la tecnología y del cuerpo humano. La respuesta de Harbisson a su enfermedad fue una antena auditiva atada a su cerebro. Si Harbisson no podía ver los colores, ahora podría oírlos.

Harbisson es un cíborg, en toda la extensión de su palabra, el primer ser humano fusionado genuinamente con la tecnología. Él se refiere a sí mismo como tal, y ha sido descrito por diversos medios de comunicación como el artista-cíborg, dado que sus obras de arte sólo pueden surgir como resultado de su particular condición, tan humana como tecnológica. En aras de buscar una solución a su particular enfermedad, Harbisson logró sobrepasar algunas fronteras cuya superación, no demasiado tiempo atrás, sólo parecía posible en los fértiles terrenos de la ciencia ficción.

¿Pero en qué consiste exactamente el hito de Harbisson? ¿Cómo es la tecnología que le permite no ver, sino oír los colores que sus ojos no son capaces de discernir? "No uso tecnología, yo soy tecnología"

La condición de artista de Harbisson fue muy anterior al hallazgo tecnológico que le ha puesto hoy en boca de todo el mundo. De nacionalidad británica e irlandesa, Harbisson se crió y educó en Cataluña durante su infancia y juventud. Durante el curso de sus estudios, la totalidad de sus trabajos visuales eran producidos en blanco y negro por las obvias limitaciones de su enfermedad. No sería hasta 2004, ya mayor de edad y como estudiante de música en Inglaterra, cuando conocería a Adam Montandon y crearía Eyeborg, la antena atada a su cerebro que define su figura y condición. La antena cuenta con un receptor externo siempre orientado allí donde se dirige la mirada de Harbisson. Más que verlos, Harbisson oye los colores, incluso los que no vemos

El funcionamiento de Eyeborg no es demasiado complejo. La antena cuenta con un receptor externo siempre orientado allí donde se dirige la mirada de Harbisson. Gracias a un pequeño chip, el aparato es capaz de traducir las distintas frecuencias de la luz, la composición de los colores del mundo real, en frecuencias audibles. Tales frecuencias se interpretan de diverso modo en el interior de su cabeza, de modo que Harbisson tenga la capacidad de "escuchar" los distintos colores de los que se compone la realidad.

A grandes retos, grandes soluciones. Como es evidente, la antena de Harbisson y Montandon tiene mil posibilidades que van más allá de lo que el ojo humano puede percibir a simple vista. Tal y como explica nuestro propio protagonista, su cerebro es capaz de traducir las frecuencias audibles de los rayos ultravioletas o infrarrojos, algo para lo que el resto de seres humanos, con nuestra vista multicolor, no estamos capacitados. Es decir, ve más allá de los colores. "El ultravioleta me permite saber si es un buen o mal día para tomar el sol", comenta en el vídeo.

De cara al futuro, Harbisson aspira a poder potenciar aún más los recursos de su antena, traduciendo a nivel auditivo, y por tanto cognoscible, las frecuencias microondas, de los rayos X o de los rayos gamma. La aspiración es la de alcanzar una percepción infinita, en cierto paralelismo con Daredevil: a partir de una carencia visual, se explotan las posibilidades sensoriales de nuestro oído (aunque con una antena). Harbisson incluso se plantea percibir los colores del espacio, aquellos que no llegan a la Tierra, frecuencias que van más allá de nuestra percepción.

"No uso tecnología, yo soy tecnología". Su frase indica un estadio posterior a la simple condición humana, y una forma de relacionarnos con la tecnología que, ahora más que nunca, se inserta de forma cotidiana en nuestras vidas. Harbisson es el primer cíborg reconocido legalmente en Reino Unido, pero para el resto de nosotros la tecnología ha dejado de ser un accesorio lateral a nuestra existencia para pasar a convertirse en un elemento central de nuestra identidad. El deseo de convertir al humano en cíborg

Harbisson, de hecho tiene claro que el futuro de la humanidad pasa por su total identificación con la tecnología. ¿Seremos todos cíborgs en un periodo no demasiado lejano de tiempo? Es complicado saberlo, pero la idea resulta estimulante. Inspirado por su propia experiencia personal, Harbisson creó, junto a Moon Rivas, la Fundación Cíborg. A través de ella, ambos pretenden estimular, apoyar y dar cobijo a todos aquellos humanos que deseen convertirse en cíborgs, promoviendo su reconocimiento legal, la investigación tecnológica e incentivando el arte y la expresión cíborg.

Tal y como explican en su página web: "Nuestro trabajo está basado en la investigación, creación y promoción de trabajos dedicados a extender o crear nuevas sensaciones y percepciones utilizando la tecnología en el cuerpo humano". Es decir, seguir el camino ya trazado por Harbisson. La idea tiene cierto apoyo. No en vano, Harbisson recibió centenares de cartas de personas residentes en distintos puntos del planeta interesadas en su hallazgo tecnológico y en sus posibilidades.

"Creo que todos los humanos estamos en transición de convertirnos en cíborgs fisiológicos, creo que muchísima gente ya es un cíborg psicológico", cuenta Harbisson en el vídeo. Su fundación quiere servir de punto de enlace y de entrada para todos aquellos que, como él, quieran dar el paso del estadio psicológico al físico. Harbisson habla del "ciborgismo" como una corriente tanto ética como artística radicada en la fusión del cuerpo humano con la tecnología. Es interesante, en este sentido, observar sus trabajos de traducción al color de obras musicales clásicas de Beethoven y otros.

A partir de ahí, Harbisson se plantea la idea de los "derechos cíborg". A priori, estamos lejos de ello, pero ilustra quizá un dilema que en el futuro todos los estados deberán afrontar. ¿Qué estatus legal tendrán los cíborgs? ¿Cuál será su papel dentro de la sociedad? ¿Con qué derechos o limitaciones contarán? Preguntas que hace veinte años sólo podían plantearse películas o novelas de ciencia ficción y que ya están siendo formuladas en un plano moral y legal (aunque de forma minoritaria).

Un aspecto diferencial y básico de la Fundación Cíborg, por otro lado, es su espíritu universal. Como Harbisson ha explicado en varias entrevistas, su propósito no sólo sirve a personas con discapacidades o con enfermedades, sino a todas aquellas interesadas en expandir sus posibilidades sensoriales a través de la tecnología. "Todos somos minusválidos si nos comparamos con un perro", afirma. De ahí que el paso lógico sea seguir evolucionándonos utilizando la tecnología como motor. Harbisson quiere empezar a ofrecer "nuevos sentidos" a todo aquel que lo desee: retrovisión, sentido electromagnético y la oreja infrasónica. El objetivo, que quien quiera ser un cíborg pueda serlo

A través de una nueva compañía, Harbisson aspira a comenzar a crear nuevos sentidos para todos aquellos interesados en ello. En un principio, el objetivo es trabajar con tres sentidos: por un lado, la retrovisión, la posibilidad de observar qué tenemos a nuestras espaldas, aumentando nuestro campo visual; por otro, el sentido electromagnético, que nos permita orientarnos a la perfección; y finalmente, el de la oreja infrasónica, con el objetivo de percibir sonidos de muy baja frecuencia. Cíborgs: ¿un futuro que ya es presente?

Pese al carácter revolucionario de la iniciativa de Harbisson, es evidente que la tecnología lleva mucho tiempo ayudando a personas enfermas o discapacitadas a llevar una vida más cómoda. No hace falta ofrecer ejemplos demasiado complejos: baste con pensar en cualquier familiar cercano cuyo corazón funcione con la ayuda de un dispositivo de asistencia ventricular.

No sólo eso. El proyecto cíborg se centra específicamente en la percepción sensorial de nuestro mundo, pero este es sólo un aspecto lateral de nuestra existencia como seres humanos. La tecnología ha irrumpido con fuerza y con muy buenos resultados en otros campos de nuestro cuerpo, y pese a la carencia de un marco teórico que lo relacione con el futuro del ciborgismo, lleva años mejorando la vida de miles de personas. Nos referimos a las piernas o brazos biónicos, aquellas que permiten replicar partes de nuestro cuerpo perdidas por diversos motivos.

El caso de Hugh Herr es significativo. Reputado montañista y escalador, perdió sus piernas por problemas de congelación en una de sus muchas expediciones. Lejos de deprimirse o abandonar la práctica de su querido deporte, Herr se recompuso, estudió Física, obtuvo un graduado en biomecánica por el MIT y comenzó a diseñar sus propias protésis. Una vez perfeccionados y pulidos sus diseños, pudo volver a escalar con las mismas garantías que lo hacía anteriormente, o incluso con más.

Hay más ejemplos, algunos de ellos de especial fama. Por un lado, tenemos el Luke Arm, un brazo biónico ideado por Dean Kamen bautizado en honor de Luke Skywalker, a imitación y semejanza de la mano artificial que el joven jedi utiliza en la última de sus películas. Se trata de uno de los ejemplos más avanzados de robótica y tecnología biomecánica, siendo una reproducción muy exacta del funcionamiento de un brazo humano. Como es lógico, sus posibilidades para todas aquellas personas que hayan perdido una de sus extremidades son muy amplias y esperanzadoras.

Por otro, y continuando la línea anterior que fusiona ciencia ficción y tecnología aplicada a los seres humanos comunes y corrientes, tenemos el brazo biónico inspirado en Iron Man. Fue ideado por Albert Manero, de The Collective Project y Limbitless Solutions, no tanto orientado a los soldados veteranos de guerra como a personas que, desde su nacimiento, contaran con malfuncionamiento o deformaciones en sus brazos. Tienen un perfil más bajo, buscando ser accesibles para familias de toda condición económica. El primer niño lo recibió de mano de Robert Downing Jr. ¿Está en marcha la transición al cíborg biológico?

O dicho de otro modo, ¿es cierta la idea que transmite Harbisson sobre la fusión última e inevitable del ser humano con su propia tecnología? ¿Somos tecnología, al fin y al cabo?

Es muy posible que así sea. Como apunta Amal Graafstra, un pionero investigador de microchips implantados en seres humanos, la idea de que sólo ahora el ser humano se esté sirviendo de la tecnología para aumentar sus posibilidades, para alcanzar superiores metas, para obtener mayores recursos, es falsa. Lo llevamos haciendo desde el principio de la humanidad: lo único que cambian son las herramientas, cada vez más pequeñas y complejas, pero no el propósito. "Es el transhumanismo, el transformar de forma constante y fundamental la condición humana".

Y sus aplicaciones técnicas y prácticas en nuestro día a día no se limitan, ni mucho menos, al campo de lo biónico. Estamos imbricados con nuestra propia tecnología. Tal y como señala esta investigación de Peter H. Kahn Jr., Rachel L. Severson y Jolina H. Ruckert, académicos de la Universidad de Washington, nuestra percepción de la naturaleza, del mundo exterior, está ahora influenciada por dispositivos electrónicos y tecnológicos de toda clase. Lo que consideramos normal en términos naturales es distinto a lo que consideraban nuestros abuelos. Es generacional.

Y por ello mismo, es posible creer que en el futuro lo humano, lo natural sea estar conectados a aparatos biónicos que mejoren o alteren para siempre nuestra percepción del mundo y nuestra experiencia sensorial. O a otros dispositivos que supongan ventanas a rincones del planeta que jamás podremos visitar... como las televisiones. Nuestra forma de percibir e interactuar con la naturaleza se ha modificado, como señala el propio Kahn Jr. en este otro artículo no sin pesimismo.

En última instancia, incluso nuestras relaciones sociales han sufrido una revolución sin precedentes con la eclosión de las redes sociales. Es posible hablar de ciberpsicología en tanto que nuestra relación con el medio tecnológico también influye en nuestra forma de ser. Sobre si ese camino ha de llevarnos al transhumanismo y a la condición post-humana, en un mundo donde la tecnología es inseparable de nuestro propio ser, es otra cuestión, una más filosófica quizá, y una que aún no podemos responder. Hasta entonces, los cíborg han llegado para quedarse.

Los nuevos DRONES KAMIKAZE del ejercito

El nuevo juguete militar


Los ZOMBIES EXISTEN y VIVEN entre NOSOTROS

Al menos en el mundo animal