Puedes ganar más de 11.000€ al año donando tu caca

No lo sabías pero, literalmente, has estado tirando tu dinero por el retrete toda tu vida!



Más allá de la escatología: OpenBiome paga hasta 13.000 dólares al año por la donación de heces

OpenBiome es un banco de heces público estadounidense que utiliza los excrementos humanos para estudiar el reemplazo de las bacterias 'buenas' que han sido eliminadas del organismo por una enfermedad o por el uso de antibióticos. Esta organización está dispuesta a pagar 250 dólares a la semana a las personas que donen sus heces.

Según explica la compañía en su propia página web, los donantes de heces deben pasar una serie de exámenes muy exhaustivos para determinar la calidad de sus heces. Deben ser heces limpias de donantes muy sanos para que el estudio tenga más probabilidades de culminar exitosamente.

En la web de OpenBiome se explica que una vez superados dichos exámenes o pruebas, el donante recibirá 40 dólares por cada muestra. Si esta donación se realiza los cinco días de la semana existe una prima de 10 dólares por día, es decir, el precio de las heces ascendería a 50 dólares diarios y el total a la semana sumarían los 250 dólares.

Según publica la CNBC, en los últimos cuatro años solo el 4% de los donantes interesados han pasado los procesos de selección. Aunque son muchos los que están dispuestos a donar sus heces son pocos los que demuestran tener unos excrementos puros.

"Ahora mismo estamos ayudando a tres o cuatro pacientes con cada donación, además el donante estará informado de los avances logrados gracias a sus heces", explica Mark Smith, cofundador de OpenBiome.

Pienso líquido para personas sin tiempo ni dinero

¿Puede ser este el alimento del futuro?




Empresas que venden pienso líquido para personas sin tiempo y con poco dinero

Algunas empresas proponen que nos alimentemos con pienso líquido. No es una metáfora. El pienso, en buena parte de sus elaboraciones, es un alimento compuesto de los nutrientes que el ganado requiere para cubrir sus necesidades de subsistencia. Aunque esta es una definición algo timorata: los granos no se diseñan para la supervivencia de la res, sino para la satisfacción de las exigencias de producción del mercado. Empresas como Huel proponen el uso de sus preparados para los días laborables: cuando el ritmo de trabajo no te permite pararte a comer con los dientes y el olfato.

Huel vende un polvo de nutrientes para hacer batidos. Su misión, explican en su web, es «hacer alimentos nutricionalmente completos, convenientes y asequibles, con un impacto mínimo en el medio ambiente y en los animales». La fórmula fue diseñada por James Collier, un experto en nutrición.

Los polvos se componen de avena, proteína de guisante, de arroz integral, aceite de coco, una mezcla de vitaminas y minerales, y un edulcorante. Han diseñado 10 sabores, entre los que están el caramelo, fresa, chocolate, cacao, piña o crema pastelera.

Aseguran que todos los productos son veganos y de origen ético y sostenible: «Significa que tenemos un impacto ambiental mucho menor en el planeta que muchos otros productos alimenticios». Su propuesta, su mensaje, se articula en torno a la idea del hombre y la mujer posmodernos: ocupados, activos, que no disponen de tiempo, pero sí desean vigilar y medir su nutrición para mantenerse saludables y que, a la vez, se ejercitan en algunas parcelas de la conciencia social, en este caso, el veganismo.

Esa idea, la de no disponer de tiempo, se presenta como una derivada feliz de la proactividad y la entrega al trabajo. «Puede tomarlo en cualquier momento, nuestros clientes lo usan con frecuencia cuando no tienen mucho tiempo; con Huel, disponen de algo saludable que no cuesta mucho dinero», explican desde la empresa.

La economía es otra de las teclas que pulsa la empresa: una comida completa cuesta 1,80 euros, y si te suscribes, el coste se rebaja a 1,50. Una propuesta perfecta para trabajadores precarios.

La idea se le ocurrió a Julian Hearn, el fundador. «Le gustaba hacer ejercicio y tomar bebidas con proteínas. Después de un tiempo tuvo la idea de que facilitaría mucho las cosas si hubiera un licuado que pudiera proporcionar todo lo que el cuerpo necesita», cuentan.

La iniciativa, no obstante, no es nueva. Hace unos años surgieron proyectos como Soylent o Joylent. Rob Rhinehart, ingeniero de San Francisco y creador de Soylent, harto de cocinar, saborear, masticar, tragar y fregar los platos, decidió crear unos polvos para beberse la comida. Ahora, vende botellas de 400 kilocalorías en EEUU y Canadá. Rhinehart, ahora, no come; reposta. Desde Huel, opinan que su producto tiene «mejor sabor y mejores ingredientes», pero aclaran que sus predecesoras tienen «excelentes productos». «Sería como competir entre dos tipos de sándwiches», compara. ¿Es sano beber comida?

El nutricionista y profesor de la Universidad San Jorge Juan Revenga cuenta a Yorokobu que la idea es todavía más antigua que la aparición de Soylent en 2013: «Lo novedoso es la aplicación del producto, pero el producto como tal tiene tanto tiempo como la primera fórmula enteral empleada en el ámbito clínico. Son preparados líquidos o pastosos que se administran a un paciente que ha sufrido una cirugía que le impide masticar o tragar, y se aplican por vías nasogástricas o nasoduodenales (de la nariz al estómago o al intestino)».

En estos casos es algo transitorio, pero Huel o Soylent lo sugieren para la ingesta diaria. «Si el cliente quiere, puede tomarlo tres veces al día, pero recomendamos beberlo no más de dos y darle al cuerpo un poco de comida de verdad», apuntan desde Huel.

Sin embargo, la aplicación frecuente plantea problemas. Los batidos, en realidad, ni siquiera son equiparables al pienso porque este es sólido y se adapta mejor al diseño del aparato digestivo. «Tenemos una fisiología preparada para comer alimentos, no beberlos. La mandíbula está para moverla», detalla Revenga.

«La ausencia de masticación hace que el nivel de saciedad no llegue de la misma forma». Pone un ejemplo: uno difícilmente vaya a comerse dos naranjas seguidas, sin embargo, esa misma persona se bebe tranquilamente un zumo de naranja en poco tiempo y quizá hasta se tome dos seguidos. «Y en un solo vaso de zumo te has metido la energía correspondiente a tres naranjas», precisa.

El mayor punto de discordia se encuentra en la frecuencia de la ingesta, tanto a nivel nutricional como social. Una cosa es consumir el brebaje en situaciones contadas y otra, convertirlo en elemento básico de la dieta.

«Robert Rhinehart, fundador de Soylent, proponía esto para toda la vida de Dios, de lunes a domingo: comida astronáutica… Si seguimos ese patrón, dónde queda ir a casa de un amigo a comer. Se desvirtúa el acto de la comida que es una faceta intrínsecamente humana: nos reunimos para comer, celebramos comiendo», critica el profesor de la Universidad San Jorge.

Otra nutricionista, Nuriá Diánova, del Centro de Investigación Clínica de Moscú, mostró alarma sobre la posibilidad de sustituir alimentos por los polvos de Soylent. Según explicó a Russia Today, puede causar «la reducción de jugos digestivos y de la motricidad gastrointestinal, lo que puede llevar al crecimiento excesivo de microbios patógenos y al deterioro de la síntesis de vitaminas como las del grupo B».

El nombre de la primera de estas empresas, Soylent, se inspira en una película de ciencia ficción de 1973. La cinta narraba un futuro distópico situado en el año 2022. La contaminación mata el planeta y los humanos están segregados. Por un lado, una élite que dispone de alimentos sólidos y, por otro, la masa, que subsiste con un agua y un sucedáneo de comida: el soylent.

Muchas de las obras literarias y cinematográficas que imaginaron distopías planteaban escenarios en que un grupo de privilegiados imponía a una mayoría unos modos de vida antinaturales y tóxicos. El tiempo parece ir demostrando el error de perspectiva: es la gente la que, voluntariamente, va asumiendo conductas que hace décadas se habrían considerado distópicas.

Las imágenes microoscópicas más sorprendentes

Todas la fotografías ganadoras del Nikon Small World.


La impreción 3D llega a los hogares gracias a esta app: "Qlone"

Ahora puedes escanear obejos para imprimirlos en 3D en cualquier lugar



Qlone la app gratuita de escaneo 3D que querrás

El escaneo 3D es el mejor aliado de la impresión 3D, te permite transformar objetos reales en un modelo 3D sin tener que trabajar demasiado en el diseño. Puedes escanear desde algo que te haya gustado hasta piezas de recambio, las posibilidades que te da un éscanear 3D son ilimitadas, el problema suele ser tener acceso a uno de ellos. De eso se dio cuenta Qlone, una app gratuita desarrollada para escanear pequeños objetos.

El equipo de 3D habló con Ronen Horovitz, CEO y fundador de Qlone, que nos introduce a esta nueva aplicación, y nos enseña que el acceso a un smartphone también nos abre un mundo de posibilidades dentro de la impresión 3D.

La compañía que se encuentra detrás de Qlones se llama Eyecue Vision Technologies, una empresa de desarrollo de softwares de reconocimiento de imágenes y soluciones en realidad virtual. Han trabajado en conjunto con marcas de juguetes como Playmobil, LEGO o Bandai lanzando varios productos al mercado. Tras varias colaboraciones fueron llegando poco a poco a la idea de Qlone, que fue originalmente inventada para esta industria, pero el equipo reconoció el enorme potencial del escaneo 3D y la creación de contenido 3D.

El principal reto al que se vio enfrentado Qlone fue la posibilidad de crear un modelo 3D a través de una cámara 2D. Tras meses de trabajo y desarrollo continuos sobre diferentes posicionamientos de los objetos, fueron finalmente capaces de ofrecer la aplicación, gracias a la utilización de muchos algoritmos, tecnologías y patentes diferentes.

Esta nueva app de escaneo es muy sencilla de utilizar, puedes comenzar a utilizarla sin tener conocimiento previo sobre estas tecnología. Necesitas imprimir una hoja con un patrón de ajedrez que te proporciona la aplicación, justo en el centro de ese patrón impreso colocarás el modelo que quieres escanear y en la aplicación aparecen un media esfera con varias secciones, que se tienen que ir llenando conforme escaneas el objeto. Qlone cuenta con varias herramientas, lo cual permite mejorar la exploración según se necesite, además de ofrecerte la posibilidad de exportarlo como .OBJ o .STL, para retocarlo en otras aplicaciones de impresión 3D.

La aplicación es gratuita lo único que tiene un precio es la exportación del modelo que puede costar entre 0,44 € y 1,09 €, dependiendo del tamaño. Aunque de momento está hecha para sistemas operativos iOS, se sigue trabajando en la mejora de la calidad del escaneo y en incrementar su velocidad de capturación.

Estas pastillas prometen perfumar tus pedos

A partir de ahora tus flatulencias podrán oler a rosas!



Pedos con olor a rosa y violetas

"Tirarse un pedo debe ser moral y socialmente aceptado", gritó un valiente demócrata ante el Senado romano. La voz, que se alzó hace miles de años, apenas se escuchó. La respuesta del Gobierno fue rotunda: "Solicitud denegada". La Historia quedó escrita y el 'no' grabado en la memoria de toda una civilización. La prueba: a día de hoy, existen pocas cosas más embarazosas que expulsar aire cuando y donde no se debe. "Hacer oídos sordos a esta propuesta fue un error. Piénsalo, al igual que en otras civilizaciones, esto sería algo normal en Occidente", protesta el doctor Gonzalo Guerra, del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas, quien insiste en que "las flatulencias hay que expulsarlas". Así, sin más.

Quien tiene otra visión sobre este asunto es el inventor francés Christian Poincheval. En 2004, y sin más excusas que hacer de este mundo un lugar mejor, se propuso acabar con el olor desagradable de las flatulencias. Tres años después, sus píldoras para que los pedos huelan a rosa, chocolate o violeta vieron la luz: "No fue nada fácil. La mayoría de los laboratorios pensaron que estaba loco", confiesa a ZEN este emprendedor: "Yo la tomo cada día y mi esposa también. Aún así, la prueba de que funciona está en los clientes que las compran".

Pilule Pet -así se llama la pastilla- está elaborada a partir de plantas, según aseguran, y se comercializa en Francia, Estados Unidos, Canadá, Australia, China o Japón.

"Este tipo de remedios para convertir las flatulencias en gases inodoros ha existido desde siempre", asegura el doctor Guerra, que pone como ejemplo Roter, las tabletas para la úlcera de estómago que se vendían en los 60. Y es que el invento de Poincheval no es el único. Productos como Devrom, los probióticos y la clorofila o el cilantro también pueden servir para neutralizar el hedor.

"El olor del aire expulsado varía según el tipo de gases y flora intestinal de cada uno. Esto depende de la clase de alimentos que ingerimos", explica Manuel Moñino, presidente del Colegio de Dietistas-Nutricionistas de Baleares. "Por ejemplo, las proteínas generan un olor más desagradable que la fibra", añade. El estrés y los gases

Comer y beber es ley de vida. Al hacerlo ingerimos aire, razón por la que los pedos, los eructos y la angustia de padecerlos son el pan nuestro de cada día. "En general, todos tenemos la misma cantidad de aire en el intestino. Sin embargo, hay pacientes que sufren una sensibilidad aumentada. De ahí la molestia", afirma David López, médico de familia en el ICS-Barcelona.

Para este profesional, la ansiedad, los nervios o la hiperactividad son los motivos principales por los que ciertas personas son más propensas a transformar los gases en hinchazones o, incluso, dolor: "Hay que evitar tomar café o excitantes. También hay que resolver conflictos personales que no nos permitan vivir en paz", aconseja. Coincide con él el doctor Guerra: "Se observan diferencias abismales entre el hombre de ciudad y el del campo. Un agricultor no viene a la consulta por esto", reitera el experto: "El estrés provoca una aceleración del tránsito intestinal y hoy es imposible hacer algo sin andar mirando el reloj".

Cuenta la leyenda -y la ciencia- que la col, la coliflor, el rábano, la cebolla, el ajo o el puerro son capaces de multiplicar por mil el aire intestinal. Para muchos, pronunciar estas palabras es sinónimo de gases.

Moñino desmonta ese mito y, aunque reconoce que hay alimentos más flatulentos que otros, asegura que la clave está en cómo se toman. "Las legumbres por sí mismas no tienen por qué generar gases", dice el nutricionista. "Hay que estar atentos. El causante de las molestias no siempre es el mismo, varía según el individuo".

Comer lento, masticar con la boca cerrada, evitar las bebidas con gas, los platos copiosos o la grasa, apartarse de los fritos, nunca sorber líquidos, no hablar mucho mientras se ingiere o consumir plantas como hinojo, carbón vegetal activado, boldo o comino son gestos que ayudarán a no padecer gases. Caminar o hacer ejercicio también aminoran las flatulencias. Pero ¿son dañinos los gases? El doctor Guerra lo tiene claro: "No, en absoluto. La nociva es la sociedad, que no nos deja expulsarlos", pero sí disfrazarlos de vientos violetas, brisas rosas o aire de chocolate.

EL ADN del supuesto alien de Atacama desvela sus secretos

Han pasado años hasta que se ha resuelto este misterio



El ADN del falso alienígena de Atacama desvela sus secretos

La criatura era una niña con un desarrollo óseo anormal provocado por varias mutaciones genéticas

El humanoide de 15 centímetros de alto y cabeza alargada encontrado en el desierto de Atacama a comienzos de siglo ha dejado de ser un misterio de forma definitiva. La secuenciación de su genoma desvela que fue una niña mestiza. La genética también explica su extraordinaria forma. El ADN de la pequeña contenía diversas mutaciones, algunas desconocidas hasta ahora, en genes relacionados con el desarrollo de huesos y cartílagos. La criatura, con un desarrollo óseo equivalente al de un niño de seis a ocho años, pero con longitud muy inferior a la normal, probablemente no nació viva y fue abandonada tras una iglesia. Esta edad ósea anormal, determinada por las características del esqueleto y no por su tamaño, la produjeron las mutaciones.

En 2003, el iquiqueño Oscar Muñoz, aficionado a buscar objetos antiguos en los pueblos salitreros del interior del desierto de Atacama (Chile) encontró en las cercanías de la iglesia de La Noria, un pueblo abandonado hacía tiempo, una tela blanca enrollada y atada con una cinta violeta. Al desenlazarla, descubrió un pequeño ser con la cabeza ovalada y una protuberancia en el cráneo. Parecía completamente formado y parcialmente momificado. Los primeros que vieron la criatura pensaron que era un feto o los restos de un niño prematuro. Otros opinaron que podía ser un primate no humano desconocido.

Muñoz vendió el humanoide a un empresario local, que cobraba unos pesos por fotografiarse con Ata, como empezaron a llamarle. Al poco, aparecieron las primeras informaciones del hallazgo en medios nacionales e internacionales. La noticia llegó al español Ramón Navia-Osorio, un aficionado a los platillos volantes, que lo compró y se lo llevó a Barcelona. Desde entonces, se ha convertido en una celebridad entre los creyentes en los alienígenas. Ni siquiera un análisis preliminar de su ADN en 2013 mostrando que fuera lo que fuera, Ata era humano, desinfló la creencia de que venía de las estrellas. El año pasado, por ejemplo, fue una de las atracciones de un Ufology World Congress celebrado en Barcelona.

"El espécimen es 100% humano", zanja el investigador en genética de poblaciones y médica de la Universidad de Stanford (EE UU), Carlos Bustamante, que participó en la secuenciación y análisis de Ata. "Era una bebita y lo más probable es que muriera al nacer", añade. Sin embargo, como ya vieron en 2013, el desarrollo óseo de la criatura no se correspondía con la de un feto. "Su crecimiento óseo era el de un niño de varios años, lo que nos dice mucho sobre las mutaciones que portaba", completa.

Después de cinco años de profundo análisis genético, se publica ahora el genoma completo de Ata. Además de Bustamante, en su elaboración han participado algunos de los que participaron en informe preliminar de 2013, como el profesor también de Stanford (California), el inmunólogo Garry Nolan, o el radiólogo pediátrico del Centro Médico Cedars-Sinai de Los Ángeles, Ralph Lachman, autor de un manual sobre enfermedades óseas pediátricas.

"Ata presenta más de una mutación dañina y los genes afectados están involucrados en la morfología humana", explica Bustamante. De hecho, los investigadores identificaron mutaciones en siete genes diferentes, algunas desconocidas hasta ahora. Todos esos genes tienen un papel en el desarrollo de los huesos y carácter defectuoso explicaría la especie de enanismo extremo pero proporcionado o la ausencia de cuatro costillas en la caja torácica.

En cuanto a de dónde viene, "era una niña mestiza, con parte europea y parte nativa", comenta la experta en genética de poblaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y coautora del estudio, María Ávila-Arcos. "Cuando comparamos su genoma con de poblaciones de todo el mundo vimos que se agrupaba con las poblaciones latinoamericanas, en particular las sudamericanas y, dentro de estas a las poblaciones andinas", añade. De hecho, según su genoma, sus parientes más cercanos deberían ser chilotes chilenos.

Los resultados de la investigación, publicados en la revista científica Genome Research, están desde hoy disponibles para la comunidad científica. Lo que, además de enterrar de una vez la superchería alienígena, muestra la potencia de la genética abierta. Como dice la primera autora del estudio, la bióloga de la Universidad de California en San Francisco, Sanchita Bhattacharya, "el análisis bioinformático de esta investigación muestra la potencia y riqueza de información abierta al dominio público que lleva al descubrimiento de nuevas y raras variantes mortíferas en los genes asociados con el fenotipo de Ata".

En cuanto al destino de la pequeña criatura, los investigadores creen que, tras servir de esta manera a la ciencia, debería regresar a Atacama y "ser enterrada según las costumbres de su pueblo".

Esta balsa es imposible de volcar!!!

Por mucho que lo intentes no podrás caer de esta embarcación!


Los japos han inventado un nuevo deporte y te va a encantar!

Estoy deseando probarlo!




Las peleas de almohadas tienen su propio torneo oficial, y es genial

Como sabéis y, seguramente habréis participado en más de una, las peleas de almohadas son un juego popular que requiere usar almohadas como armas. Es habitual que sean los niños los que participen en este juego, aunque no es raro ver a algún adulto participando en las batallas. Es común que sea una de las actividades durante las fiestas de pijama. Pero no es más que esto, una batalla que los niños realizan para divertirse cuando se celebra una reunión.

Sin embargo, en Japón esta actividad no es tan solo un juego. Y es que aunque este juego sea internacional, únicamente en el país del sol naciente se ha llevado un paso más allá, creando la competición de peleas de almohadas. Conocido como Torneo Pillow Fightnament, está creado por la All Japan Pillow Fighting Association, y tiene una apariencia similar al balón prisionero.

Las almohadas utilizadas en este juego fueron creadas específicamente para el deporte por la asociación antes mencionada. Cada batalla se celebra entre dos equipos que luchan entre si. Si te golpea una almohada, estás fuera. Muy sencillo, y muy divertido. La almohada reconocida oficialmente por All Japan Pillow Fighting Association está echa de látex y cuenta con una cubierta que no tiene ningún tipo de elemento que pueda dañar a los jugadores. El precio de la competición generalmente es de 2.000 yenes, unos 18 euros, y el premio final es de unos 100.000 yenes, unos 760 euros.

Como si no fuera lo suficientemente loco y divertido convertir la pelea de almohadas en un torneo oficial, hay elementos que lo vuelven más impredecible. En un momento dado el árbitro puede gritar: “¡Que viene el maestro!“. Una indicación de que un miembro del equipo tiene que acostarse y simula estar dormido mientras un miembro del equipo contrario roba almohadas del campo rival. Lo mejor es que no puedes hacer nada para detenerlos. Es como estar bajo los efectos de un hechizo. Por supuesto, el juego se reanuda inmediatamente después. Con almohadas y colchas revoloteando en los dos lados del campo.

Un golpe directo de almohada hará que tengas que abandonar el terreno de juego, y tan solo podrás animar a los momentos de tu equipo. Lanzar almohadas como loco puede ser una buena estrategia, pero asegúrate de que no te conviertas en el objetivo de los jugadores rivales.

El primer campeonato de lucha de almohada “reconocida oficialmente” se realizó en 2014, en la ciudad de Ito. Si tienes pensado viajar a Japón y visitar esta ciudad, tal vez coincida y puedas participar en este torneo. Si no tienes esta suerte, siempre puedes invitar a tus amigos y organizar tu propia lucha de almohadas como cuando eras niño.

¿Cómo es posible que este hombre meta la mano en metal fundido y no le pase nada?

Las triquiñuelas de las leyes de la física


La MOCHILA que te hará desafiar a la GRAVEDAD

Entra en tu casa por la ventana del segundo piso de un salto!



Una startup japonesa ha creado un gorrocóptero como el de Doraemon, ¡y funciona!

¿Una mochila capaz de hacernos volar? ¡Es posible y como Doraemon, viene de Japón! ¡Nunca habíamos deseado tanto que comercializasen un invento!

¡Nos encantan las startups con ideas locas! Y es que cuando no nos ponemos límites es cuando alcanzamos lo imposible. Si suena a frase grandilocuente de campaña publicitaria de una firma deportiva no es causal: su Lunavity hará que por vez primera tú también puedas volar como Michael Jordan.

A caballo entre el mítico logo de Air Jordan de Nike y Doraemon ha nacido una mochila de lo más peculiar. Vale, puede que no sea el accesorio más ideal para tu outfit diario, pero ¿te hemos dicho ya que vuela? ¡A quién le importa que no pegue con tu ropa!

Lunavity es una mochila que aumenta nuestra capacidad de salto, lo que siempre habías deseado en tus sueños, hecho realidad por unos estudiantes de la Universidad de Tokio, como explican en The Verge.

Japón tiene una asombrosa capacidad para entender la tecnología y satisfacer nuestras necesidades más oscuras, como los inodoros inteligentes o ese iPad capaz de conseguir que te libres de asistir a eventos por compromiso.

on este peculiar invento, ese sueño histórico del hombre de poder volar, se hace realidad. ¿Qué es Lunavity?

Aunque por su forma de sujeción parece una mochila, Lunavity es un sistema de impulso que logrará que saltemos más gracias a un Multi-rotor circular que nos eleva durante el movimiento, logrando que saltemos más alto y mucho más lejos de lo que humanamente podemos hacer. El equipo desarrollador asegura que podremos duplicar o incluso triplicar nuestra capacidad de salto y desplazamiento.

En un futuro cercano en el que empleemos los drones para reparto y transporte, Lunavity se antoja un accesorio necesario para aumentar nuestra movilidad. Lo mismo podría decirse para un futurista partido de baloncesto, recoger frutas de los árboles… Desde luego, yo lo quiero usar hoy mismo.

Y es que a juzgar por las imágenes, cumple todas mis aspiraciones de vuelo y parece bastante sencillo de manejar, haciéndote sentir como un astronauta en el espacio con gravedad nula, de ahí su nombre. Por supuesto, se ha estudiado al milímetro la seguridad y estabilidad para evitar disgustos.

Aunque sus aplicaciones sean un poco forzadas, me sumo a la idea de sus inventores, que aseguran que Lunavity:

"Hace del mundo un lugar mucho más interesante"

Hemos podido ver esta maravilla en el festival SXSW, donde la cultura asiática ha sido una de las grandes protagonistas tanto por proyectos como Lunavity como por el no tan delicioso sushi de 8 bits, que ha causado furor.

Por el momento no hay ni fecha de lanzamiento ni precio para Lunavity, es más, ni siquiera sabemos si incluso será comercializado y de hacerlo, si cruzará las fronteras niponas. Pero una cosa está clara: no conozco a nadie que no quiera probar una.