sábado, 30 de enero de 2016

TOP 10 animales extintos

Algunos animales muy bellos han desaparecido de nuestro planeta. La mayoría por culpa de nosotros... los humanos. Echa un vistazo a estos maravillosos animales que una vez poblaron la Tierra.




Baiji

Extinto en 2008. El caso del baiji o delfín chino de río es el mejor ejemplo de como una reacción tardía no es suficiente. La sobrepesca y la construcción de represas diezmaron la población de este tipo de delfín, caracterizado por su alargado morro, hasta que en 1979 el Gobierno chino lo declaro en peligro de extinción. En 1983 se ilegalizó su caza y la especie fue disminuyendo paulatinamente hasta que en 2007 se encontraron sólo 23 ejemplares. En 2008 se declaró oficialmente su extinción.

Bucardo

Extinto en 2000. Una de las clases de cabra autóctona de España desapareció a finales del pasado siglo. Originaria de la zona pirenaica y extendida por Euskadi, Navarra, Huesca, Lleida y Girona, el bucardo era un emblema de la montaña en el norte de la Península Ibérica.

La caza es el motivo de su desaparición, ya que su cornamenta era un objeto muy demandado. En 1900 ya se había extinguido en el Pirineo francés, y para entonces ya sólo 50 individuos poblaban la montaña en la parte española. La última hembra murió en el año 2000.

Sapo dorado

Extinto en 1989. Aunque los investigadores no han tirado la toalla con esta especie de anfibio, lo cierto es que se declaró extinto hace ya casi tres décadas. El calentamiento global es el responsable de su desaparición, al haber alterado las condiciones de su hábitat hasta un punto de no retorno.

Diferentes expediciones desde entonces -1994, 2004 y la última en 2013- han tratado de encontrar algún ejemplar en Costa Rica, pero todas han sido infructuosas.

Foca monje del Caribe

Extinta en 1952. De las tres especies de focas monje que el hombre llegó a conocer, ya sólo quedan dos: la del Mediterráneo y la de Hawái. La del Caribe desapareció a mediados del pasado siglo. Su hábitat se extendía desde Florida hasta el norte de Sudamérica, y el primer registró sobre su avistamiento fue escrito por Cristóbal Colón en su segundo viaje (1494).

La foca monje fue exterminada por su grasa, su piel y como alimento. Además, erróneamente se creyó que suponían una gran amenaza para los bancos de pescado y se organizó una campaña oficiosa para acabar con ella.

Tigre de Bali

Extinto en 1937. Esta especie de felino era originaria de la isla de Bali. Contaba con un territorio muy acotado para sobrevivir que se vio amenazado con la expansión humana. El miedo, la caza y la destrucción de su pequeño hábitat provocaron su desaparición a finales de los años 30.

El tigre de Java y el tigre del mar Caspio son las otras dos subespecies que desaparecieron en el siglo XX.

Tilacino

Extinto en 1930. También llamado Lobo marsupial, lobo de Tasmania o tigre de Tasmania, el tilacino fue un desafío para la biología. Era una especie originaria de toda Australia y Nueva Guinea, aunque cuando los primeros colonos llegaron a su territorio ya sólo había un pequeño reducto en Tasmania. Se ha determinado que era un marsupial, pero tenía características de cánido y de felino que lo convertían en un depredador infalible.

Por esta razón, y para proteger al ganado, las autoridades ofrecían una recompensa a los ciudadanos por cada ejemplar abatido.

Bubal Hartebeest

Extinto en 1925. Originario del norte de África y Oriente Medio, los bubal Hartebeest eran un tipo de alcelafo o búbalo cuya población se vio drásticamente reducida con la llegada de los primeros colonos europeos, que los cazaban principalmente por diversión o para llevarlos a los zoos del viejo continente.

Aunque oficialmente su fecha de extinción data de 1925, los científicos están investigando si la especie ha podido sobrevivir después de que se haya avistado un animal muy similar en 2013 en Marruecos.

Paloma viajera

Extinta en 1914. Hace ya más de un siglo que desapareció esta ave, la más abundante en Norteamérica en su día. Su grasa, carne y plumaje eran muy demandados, llegando a crearse la figura del cazador profesional de paloma viajera o migratoria.

En 1900 un niño tiroteó al último ejemplar salvaje, y catorce años después la última paloma de esta clase en cautividad murió por causas naturales.

Cuaga

Extinta en 1883. Esta subespecie de cebra era originaria de África. Su principal característica, a diferencia de las cebras que todavía existen hoy en día, era su pelaje rojizo en los cuartos traseros y sus rayas blancas y negras en los cuartos delanteros, la cabeza y el cuello.

Los colonos holandeses que llegaron a Sudáfrica a mediados del siglo XVIII las cazaron para comer su carne y emplear su piel como sacos. La población de cuagas eran tan numerosa y su caza tan extendida que se dio orden de extraer las balas de los cadáveres para reutilizarlas ya que los tiradores se estaban quedando sin munición.

León del Cabo

Extinto en 1860. Este tipo de león, que vivía en Sudáfrica, fue descubierto por los bóers –colonos holandeses- y se les suele atribuir a ellos la responsabilidad por su desaparición, cuando en realidad los cazadores ingleses fueron quienes diezmaron la población hasta extinguirla, principalmente porque atacaban a su ganado, pero también como divertimento.

Eran muy similares a los leones que habitan el resto de África, aunque con un tamaño ligeramente superior y una melena más abundante y oscura.