miércoles, 25 de mayo de 2016

Un joven de 15 años descubre una ciudad maya perdida

Menuda civilización más peculiar la de los mayas... y muy interesante!




Se llama William Gadoury y es de Quebec (Canadá). Con sólo quince años puede haber hecho un gran descubrimiento arqueológico. Este adolescente acaba de localizar la que podría ser una importante ciudad maya olvidada durante siglos en la Península de Yucatán.

Es pequeño Indiana Jones en potencia es un apasionado de la cultura maya. Un día llegó a la conclusión de que no tenía sentido que las localizaciones de los asentamientos estuvieran en terrenos poco fértiles, montañas y tan alejadas de los ríos. Según relató al diario Le Journal de Montreal , no le cuadraba que se construyeran en tales zonas sin una razón de peso. Fue entonces cuando recordó la devoción de los mayas por las estrellas.

A raíz de esa hipótesis empezó a trabajar en la teoría de que las ciudades mayas se construían en función de las estrellas. Fue entonces cuando localizó 22 constelaciones mayas en el Códice Tro-Cortesano y decidió volcarlas sobre un mapa de Google Maps. Y tenía razón. Las estrellas coincidían con la ubicación de hasta 117 asentamientos maya. “Me vi sorprendido y entusiasmado al darme cuenta de que los astros más brillantes de las constelaciones correspondían a las mayores ciudades mayas”, explicó al rotativo de Montreal.

El descubrimiento no se quedó ahí. Encontró en otro libro la vigésimo tercera constelación maya en la que había sólo tres estrellas. Las colocó encima de su mapa de poblados mayas y sólo había dos identificadas. Después de todo su trabajo sabía que faltaba una ciudad olvidada en algún lugar remoto de la Península de Yucatán y se propuso localizarla.

Con ayuda de las agencias espaciales pudo comprobar que efectivamente estaba en lo cierto. “Formas geométricas, cuadradas o rectangulares aparecen en las imágenes de los satélites. Formas que difícilmente puede ser atribuidas a fenómenos naturales”, explicó al periódico canadiense un profesor de la Univesidad de Nouveau-Brunswic. Según el informe de la NASA y las agencias espaciales de Canadá y Japón, en la zona indicada por William Gadoury habría una especie de pirámide y una treintena de edificios.

El adolescente celebró el descubrimiento bautizando como K’ ak’ Chi’ (“Boca de fuego“) esta ciudad maya desconocida hasta ahora. Aunque por el momento nadie se ha aventurado a adentrarse en la zona de difícil acceso y con una densa vegetación. El joven le ha presentando su descubrimiento a dos arqueólogos mexicanos que le han prometido que se desplazarán a la zona.

El hallazgo de este canadiense será publicado en breve en una revista de divulgación científica por la importancia que supone. Se trataría de la cuarta ciudad maya más grande. Después de tres años de trabajo, William ahora sueña con poder formar parte de la expedición que confirme el descubrimiento in situ.