miércoles, 17 de mayo de 2017

DESARROLLAN OVEJAS EN UN ÚTERO ARTIFICIAL

Parir se va a acabar!




Desarrollan con éxito un útero artificial para bebés prematuros extremos

El aparato permite que se complete con éxito el desarrollo de los pulmones y el cerebro de los bebés

Un grupo de investigadores del Hospital Pediátrico de Filadelfia, en Estados Unidos, han desarrollado, con éxito, un útero artificial que tiene como objetivo aumentar la supervivencia de los bebés prematuros extremos. Este aparato, que ha sido presentado en la revista de divulgación científica Nature Communications, permite que se complete con éxito el desarrollo de órganos como los pulmones o el cerebro de los bebés prematuros.

El invento, que ya ha sido probado en ovejas, imita el ambiente de la placenta con su líquido amniótico. Gracias a ello, aquellos bebés prematuros de 23 semanas de gestación podrían desarrollarse en este útero artificial hasta que alcancen el desarrollo y crecimiento normal de un bebé de 28 semanas.

Así funciona el útero artificial

En la actualidad, y gracias a los avances científicos, los médicos pueden sacar adelante al neonato a partir de la semana 22 o 23 de gestación, lo que corresponde a unos 600 gramos de peso. En estos casos de bebés prematuros extremos, el riesgo de muerte del 50%, tal y como relata el estudio.

Por esa misma razón, el equipo de investigadores del Hospital Infantil de Filadelfia decidió testar este útero artificial en ovejas prematuras equivalentes a bebés de 23 semanas. Los médicos colocaron a las crías de oveja en las bolsas transparentes que recrean el útero y conectaron sus cordones umbilicales a una máquina que oxigenaba su sangre.

Gracias a esta técnica, los corderos pudieron desarrollar órganos como el cerebro o los pulmones durante cuatro semanas. Durante este periodo, los animales fueron capaces de moverse, abrir los ojos y tragar normalmente hasta que los investigadores decidieron sacarles de los sacos. Próximo objetivo: adaptar estos úteros artificiales al ser humanos

El próximo objetivo del grupo de investigadores es el de mejorar este sistema y adaptarlo a un ser humano. En primer lugar, el equipo rediseñará el tamaño del útero artificial, creado principalmente para ovejas, y le darán un estilo más parecido a una incubadora tradicional para no alarmar a los padres.

El director de la investigación, Alan Flake, ha asegurado que no quiere que este método se visualice como una forma de mantener con vida fetos colgados en bolsas. Por esa misma razón, reconoce que el diseño final de este útero artificial será diferente al actual: "Será amigable con los padres".

Este método, que proporcionaría un gran beneficio para la salud de los pequeños y reduciría los costes sanitarios, estaría listo en un plazo de diez años, tal y como explican los desarrolladores del aparato, quienes también han explicado que este dispositivo podría ser probado en una sala neonatal dentro de tres a cinco años.