martes, 4 de julio de 2017

YA NO TIENES QUE TEMER LOS PEDOS DE LAS VACAS

Llegan las vacas ecológicas!




Un proyecto busca modificar a las vacas para que sus pedos contaminen menos

Ingeniería genética para crear un ganado ecológico

El trozo de ternera de tu plato tiene un enorme impacto medioambiental. Las vacas, a través de sus pedos y sus eructos, emiten metano al aire. Al haber multiplicado su número en las granjas para convertirlas en comida, la FAO calcula que el ganado bovino es el responsable de casi 9,5% de la emisión mundial de gases de efecto invernadero.

Ante las alarmas del cambio climático, un controvertido proyecto está estudiando la modificación genética de las vacas para que expulsen menos metano.

Una investigación, llamada Genoma Canadá, trata de identificar a las vacas que producen menos gases de efecto invernadero para seleccionar sus genes, añadirlos al semen del toro y crear un ganado más ecológico. En total, unas 10.000 vacas de dos granjas de investigación canadiense, tres granjas comerciales del país y datos del genoma que aportan laboratorios de Estados Unidos, Reino Unido, Dinamarca, Australia y Suiza se utilizan para hallar la secuencia perfecta de su ADN.

Sin embargo, tomar las mediciones del metano que emiten no es fácil. La técnica pasa por aspirar su respiración con una máquina específica que les da comida dos veces al día. Al ir a comer, se absorbe su aliento y se mide su cantidad de metano y dióxido de carbono. Después, se envían al laboratorio para identificar los marcadores genéticos específicos que poseen las vacas que menos contaminan.

Este proyecto, liderado por el Filippo Miglior de la Universidad de Guelph y Paul Stothard de la Universidad de Alberta, tampoco resulta barato. Cuesta 1.100 dólares una secuenciación del genoma completo. Aunque cae en picado hasta los 40 dólares si solo es una secuencia parcial.

La cuestión es que el desembolso podría valer la pena por los enormes beneficios que se obtendrían de lograr la secuencia clave de las vacas verdes. Al igual que los que persiguen la modificación genética que haga que engorden más con menos comida o que las haga más resistentes a las enfermedades.

Genoma Canadá estará obteniendo muestra del aliento de las vacas al menos hasta 2019. Quizá a partir de entonces tengamos vacas a la carta que suelten menos metano al aire.